¿Porqué es tan difícil valorar nuestro propio trabajo?

¿Ustedes también sufren de “el momento en que tengo que poner un precio a lo que hago, mi autoestima se cae al piso y casi casi quiero regalar mi trabajo?” No sé porque es tan fácil valorar y hasta sobrevalorar el trabajo de los demás, pero cuando se trata de nosotros mismos somos los peores. Bueno, no todos. Me queda claro que hay gente que son muy buena negociando, sabiendo su valor (si andan por acá por favor déjanos unos consejos en los comentarios porque quiero convertirme en una de ustedes… #HELP)

El otro día fui a comer con un amigo y justo estábamos hablando de este tema. Yo estaba explicando que me cuesta mucho decir “no” en situaciones donde un cliente o una marca me ofrece un trabajo mal pagado. Me da pánico pensar que voy a perder un trabajo por pedir más y terminar sin nada. Pero es justo ahí donde tienes que valorarte, ¡y es justo ahí donde tienes que aguantar vara! Lo que tienes que hacer es perder unas “chambitas” para llegar a cobrar lo que mereces por un trabajo en lugar de cinco. Igual decir “gracias, pero no es suficiente” y negar un empleo nuevo que no paga lo que pides, aunque sientas un hoyo en el estomago.

Eso es el primer paso… pero ¿luego qué pasa? Pues honestamente hay de dos, llegas a cobrar lo que tú piensas que mereces, o no llegas y después de varios intentos tienes que aceptar menos. No te da tanto miedo cuando lo ves así verdad? Vamos con el primer ejemplo; llegas, y ahora conociendo tu valor viene una segunda parte. Tienes que empezar a poner límites. Mi amigo comentó justo esto, que el sí sabe su precio, pero que siempre termina haciendo mucho más de lo que incluye su trabajo. Puede ser bueno a veces, “walking that extra mile”, pero también hay un límite, pues hay una diferencia entre ser buena onda y ser abusado. Saber tu valor va mano a mano con poner límites.

Al final del día nuestro tiempo es lo más valioso que tenemos y creo que este año nos ha enseñado justo eso. Para empezar; que no sabemos cuanto tiempo tenemos, y también que el que se nos fue ya no regresará nunca. Creo que lo que quiero decir con todo esto, es que tenemos que empezar a valorar nuestro trabajo porque al final del día es nuestro tiempo, y no hay nada más valioso en este mundo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nuevo

Maldita ansiedad

Inspirada en los 80’s

CAPTURANDO EL MOMENTO

NUEVO LOOK & FEEL

Newsletter